Microrrelato

¡Buenos días! ¡Cuánto tiempo! Hacía demasiado que no pasaba por aquí (no os imagináis cómo estaba esto de telarañas…) y se debe principalmente a que habrá cambios importantes de los que no pienso revelar nada de momento. No, no insistas, no te voy a decir en qué consiste… Hoy te traigo un microrrelato 😉

Quizá hayáis notado la plantilla nueva, pero eso ha sido un cambio urgente porque la anterior decidió mostrar un precioso y enorme bloque gris donde debería ir la imagen de la cabecera. Y por mucho que cambiara la imagen no desaparecía el dichoso bloque gris, así que tuve que recurrir a un cambio de plantilla.

Pero vamos a lo que vamos. Este año me decidí en el último momento a participar en el Camp NaNoWriMo de julio. Tanto así que me apunté el 30 de junio, con una novela de ciencia ficción de la que ni siquiera había terminado la planificación. Tengo la demiurgia (worldbuilding) apenas empezada, los nombres de los personajes son todos temporales (salvo quizá el del prota) y hay muchísimas cosas que no tengo aún decididas. Y mucha documentación que hacer también. Pero bueno, quise proponérmelo como reto: empezar a escribir sin tener todo atado como suelo hacer. El resultado está siendo… bueno, ya os contaré. No es de eso de lo que va esta entrada.

CampNaNoInsomne2020

El mismo día que me decidí a participar en el Camp NaNo descubrí que Insomnia Ediciones estaba montando un evento precisamente para el Camp y me dije «¿por qué no?». Me lancé a la aventura, sin tener bien claro si podía participar o no, envié un correo y me invitaron a una cabaña del Camp.

El evento de Insomnia Ediciones está consistiendo en una sesión diaria en la que hacemos un pequeño calentamiento (de unos 15 minutos) en forma de reto para sacarnos de nuestra zona de confort. Algunos retos se salen MUCHO de mi zona, pero otros sí que estoy consiguiendo hacerlos. Después dedicamos unos 30 minutos cada uno a nuestro proyecto personal, escribimos junto con May en directo y preguntamos y respondemos dudas en el chat. Está siendo genial.

Luego, en las cabañas, May nos propone un «minichallenge» con un reto de escritura (normalmente un microrrelato) y a quien gana el reto le regalan una tutoría con el equipo de Insomnia Ediciones, lo cual está genial. Hasta ahora no había tenido tiempo (o alguna idea buena) de participar en ningún minichallenge, pero en este sí he podido hacerlo y quería compartirlo, a ver qué os parece. No voy a decir en qué consistía, para evitar el espoiler.


Microrrelato

Querido Casper (o como quiera que te llames):

Han pasado semanas desde que te instalaste en la buhardilla, y no has dejado de dar por saco. Primero fueron los gemidos de madrugada, que parece que conseguimos aplacar tras días de dar golpes con la escoba en el techo. Después, la música techno, o house, o como se llame, a todo volumen. ¡Y en mi minicadena! ¡Es que no tienes ni un pizca de vergüenza! Luego, los constantes chirridos y ruidos metálicos, golpes, saltos. Entiendo que tienes que hacer tus cosas, pero entiende tú que nosotros necesitamos dormir para poder madrugar al día siguiente. Algunos trabajamos, ¿sabes? Los perros ya se estresan bastante los pobres como para que un fantasma se pase de 2 a 6 horas todas las noches haciendo ruido ahí arriba.

PD: Está claro que te gusta el gimnasio que monté y no me molesta demasiado que lo uses (no parece que se esté desgastando el equipo cuando lo usas). Pero si te vuelvo a ver sin sábana te juro que llamo al Dr. Venkman y sus colegas.


¡Espero que os haya gustado el microrrelato!

Enlaces:
Insomnia ediciones en Twitter
Página web de Insomnia
Imagen del post, de Bru-nO en Pixabay

Si has llegado hasta aquí y te mueres de ganas por saber cómo me está yendo el Camp, puedes leer este hilo que voy actualizando cuando me acuerdo:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.