Porqué escribo / Why I write

Image: Power of words by Antonio Litterio

Note: English version below

Tengo una cierta necesidad de narrar historias casi desde que tengo memoria. Durante muchos años el medio elegido fue el cómic, pero a medida que fue pasando el tiempo me di cuenta de que, para hacerlo bien, tenía que dedicarle demasiado tiempo (escribir guión, dibujar, entintar, dar color, publicar…). Tengo muy claro que si hubiera podido habría entrado en una escuela de dibujo en lugar de la universidad. Pero la vida me llevó por otro camino y hace poco más de un año decidí que quería probar a cambiar de medio y retomar la escritura.

Ya de pequeño empecé a escribir un buen número de novelas, pero todas las abandonaba al llegar un punto en que me daba cuenta de que estaba, más o menos, plagiando tal o cual libro. Cuando tomé la decisión de intentar empezar a escribir novelas lo primero que hice fue apuntarme a un taller de escritura. Tras tres meses en los que aprendí algunos conceptos básicos me di cuenta de que el formato taller no era para mí: necesitaba algo con más teoría. Ahora ya he terminado un curso de novela en el que he aprendido mucha más teoría y siento que tengo todo lo que necesito para escribir.

Supongo que siempre lo he tenido, pero ahora ha aumentado mi confianza en que puedo. Pero como escribir una novela va a ser un proceso muy largo y hay posibilidades de que me dé por vencido antes — demasiada tendencia a procrastinar y cierta dificultad para terminar proyectos — , he decidido empezar por cosas más pequeñas. Mientras voy trabajando en un relato corto, aquí iré compartiendo entradas con textos aún más cortos, algo que pueda empezar y terminar en cosa de una semana. El primer mini-relato ya está terminado, sólo falta que pase por una suerte de proceso de beta-lectura.

Y para eso necesito vuestra ayuda. Si tenéis tiempo y os apetece, entrad en la página Beta-lectores y pinchad en el enlace para daros de alta. Cuando termine un nuevo mini-relato lo enviaré a todos los que estéis dados de alta en la lista de correo. Y una vez lo hayáis leído y yo haya hecho las correcciones pertinentes, publicaré el texto aquí. Es especialmente importante que, si se os da bien el inglés, me aviséis de errores que veáis, ya que no es mi primer idioma. O sugerencias de vocabulario o cualquier otra cosa que pensáis que podría hacer para mejorar la versión en inglés 😉

Y luego, cuando publique cada entrada, seáis beta-lectores o no, agradeceré saber qué os ha parecido el mini-relato, qué os ha hecho sentir. Porque en parte para eso escribo: para haceros sentir cosas con mis palabras, para que durante el rato que tardéis en leerlo podáis abstraeros de todo y sumergiros en ese mundo que hay dentro de mi cabeza y que comparto con vosotros.

Espero conseguirlo 😉


I have had a certain need to narrate stories almost for as long as I can remember. For several years the chosen medium was comics, but as time went by I realized that, in order to do it right, I had to spend too much time on it (writing the script, drawing, inking, coloring, publishing…). I’m pretty sure if I had had the opportunity I’d have signed up in an art school instead of college. But life made me go another way and about a year ago I decided I wanted to try and change medium and start writing novels again.

When I was a kid I started to write a good number of novels, but I abandoned them all when I reached a point where I realized I was, more or less, plagiarizing this or that book. When I decided to start writing novels again the first thing was to sign up in a writing workshop. After three months in which I learnt some basic concepts I realized the workshop format wasn’t for me: I needed more theory. Just now I’ve finished a writing novel course in which I have learnt a lot more theory and I feel like I have all I need to write.

I guess I always had it, but now I have gained confidence. But since writing a novel is going to be a very long process and there’s a chance I’ll abandon before finishing — too much tendency to procrastinate and a certain difficulty to finish projects — , I have decided to start small. While I’m working in a short story, I’ll share posts with even shorter texts, things I can start and finish within a week. The first mini-story is already finished, now it’s just a matter of going through a beta-reading process.

And for that I need your help. If you have the time and feel like it, go to the page Beta-readers and click on the link to sign up. As soon as I finish a new mini-story I’ll send it to all the subscribers. And once you have read it and I’ve made the necessary corrections, I’ll publish the text here. It’s specially important that you warn me about mistakes in English, since it’s not my mother tongue. Or suggestions about vocabulary or any other thing I could do to improve the English version 😉

And then, when I publish every post, beta-reader or not, I’ll thank you for letting me know what you think about the mini-story, what it made you feel. Because in part that’s why I write: to make you feel things with my words, to allow you to withdraw from everything while you read it and immerse yourselves in this world inside my head that I share with you.

I hope I’ll achieve that goal 😉

El año de leer sólo mujeres

Antes de entrar al grano, si te chirría ese sólo con tilde te remito a este tuit de Arturo Pérez Reverte:

Y ahora paso a explicar de qué va esta entrada.

Siempre he sido bastante activo en twitter desde que abrió allá por el 2007. Bueno, desde que abrió no, que al principio era una sosez donde la gente entraba a decirte que se iba a comer o al baño. Absurdo e inútil. Pero luego se convirtió en una especie de foro de debate donde puedes encontrar a todo tipo de personas diciendo todo tipo de cosas. Y a parte de imbéciles integrales hay gente muy interesante a la que seguir.

Fue así como empecé a leer sobre feminismo. Lo primero, darme cuenta de que feminismo no es lo opuesto al machismo en el sentido de que lo que buscan las feministas es decantar la balanza de su lado. Lo que busca el feminismo es la igualdad entre sexos, es decir, que la balanza quede equilibrada. Y a partir de ahí me empezó a interesar muchísimo el tema. Siempre me han jodido las desigualdades y cuando lees sobre este asunto te das cuenta de lo poco visibilizado que está. Gracias a maravillosas mujeres como @Barbijaputa, @MetaMaiko o @srtagalicia se va uno dando cuenta de la cantidad de injusticias, impertinencias o incluso amenazas que tienen que soportar sólo por ser mujeres, pero también se descubren iniciativas interesantes.

Y yo que me quiero convertir en escritor me he apuntado a una iniciativa cuyo origen desconozco pero que consiste en empezar a leer sólo libros escritos por mujeres. Porque ya he leído varios artículos que me han hecho darme cuenta de que necesitamos más variedad en las historias que leemos, especialmente si queremos convertirnos en narradores. Así que ya está bien de leer solamente a autores varones, blancos, heterosexuales y cisgénero. Toca empezar a leer también lo que nos cuentan mujeres y gente de otras razas y orientaciones sexuales. Porque, como dicen, en la variedad está el gusto.

Para empezar, le voy a coger prestada a MetaMaiko su lista de Goodreads: mujeríos. Y, en cuanto tenga mi propia lista, la compartiré por alguna parte.